13/10/09

El lugar de la mujer en el Tango

¿El tango es macho? Interrogar esta frase que forma parte de los versos clásicos de nuestro tango (1), NO es para cuestionar la virilidad del tango sino para pensar el lugar de la mujer. El lugar que ha ocupado en el tango desde los orígenes merece todo nuestro interés porque allí se reflejan prejuicios, valores e ideologías de una época.

En especial, en este trabajo, me interesa relacionar una forma de considerar a la mujer en las letras de tango con el lugar que ocupa o que parece ocupar en la danza.

¿Dónde y cómo está la mujer en el tango? Por supuesto que no podremos encontrar un solo modo, sino múltiples formas de ver, ubicar y valorar a la mujer. Nos dedicaremos a algunos aspectos, no a otros. Por un lado están las letras de los tangos. Tomaremos en particular las de alrededor de la década del veinte. Esas letras han sido escritas en su mayoría por hombres y reflejan prejuicios machistas y los valores de la época. Si uno las lee con detenimiento podría llegar a la conclusión de que a la mujer no le iba nada bien.

En los personajes de la "milonguita", la "piba deslumbrada por las luces del centro", la "costurerita que dio el mal paso" se muestra una valoración negativa por lo que han hecho. Son mujeres que se han ido del barrio y llegan a la vida "fácil", al cabaret, al centro y todos sus peligros. Esto se caracteriza así: Dieron un "mal" paso.

(1) Al ir a buscar la letra del tango donde dice "el tango es macho" encontré contradicciones entre las diferentes versiones que existían. Decidí consultar a Oscar del Priore a través del Consultorio Tanguero que tiene en la publicación "El Tangauta", y en el número 12 contestó: "Lidia Ferrari pregunta sobre un fragmento de la letra del tango Por que canto asi. En la edición del tango, con música de José Razzano y versos de Celedonio Flores, realizada en 1943 por Editorial AURA, el fragmento que interesa a la lectora dice:
Porque es beso manso,/ porque es daga fuerte,/ tiene adiós de muerte,/ tiene gusto a amor...

En 1961, cuatro años después de la muerte de Celedonio Flores, se publica la segunda edición de su libro de poemas Chapaleando Barro, donde aparece Por qué canto así (En la edición original este poema no figura) y allí leemos:
Y yo me hice en tangos/ porque es bravo, fuerte,/ tiene algo de Vida,/ tiene algo de Muerte.

Es de suponer que la modificación fue realizada por el mismo Celedonio Flores. Cuatro años después Roberto Quiroga realiza la primera versión cantada que yo conozco. Quiroga lo canta así:
Porque el Tango es bravo,/ porque el Tango es fuerte,/ tiene olor a vida/ tiene gusto a muerte.

En 1961 Julio Sosa graba su famosa versión recitada, con el fondo musical de La Cumparsita. Alli aparece lo del tango macho, ya que Sosa dice:
Porque el Tango es macho,/ porque el Tango es fuerte,/ tiene olor a vida,/ tiene gusto a muerte."

En general se les asigna un rol pasivo, porque han sufrido las inclemencias de un mal hombre: "Los hombres te han hecho mal", "la limousine de un bacán la remolcó", "el quebranto de tu perdición", "otras cayeron igual", "juguete de ocasión". Los más generosos las previenen de los peligros de ser conducidas por esos hombres sin escrúpulos: En el "atenti, pebeta", Celedonio Flores, les advierte cómo deben cuidarse: "abajate la pollera por donde nace el tobillo" (2).

Cae arrastrada por la tentación del baile, por las luces del centro, por el dinero de un bacán. No ha decidido su destino. Y para colmo de males siempre la llevan por el mal camino. Pero nos preguntamos: ¿Les habrá ido tan mal? ¿Quién afirma que se trataban de "malos" pasos?.¿Alguien sabe si la "milonguita", la "pelandruna abacanada", la "flor de fango" se arrepintieron o renegaron del paso que dieron? (3).

(2) Eduardo Romano. "Las letras del Tango". Edit. Fundación Ross. Rosario. 1995.
(3) De ningún modo estamos desconociendo los fenómenos de la prostitución y de trata de blancas, donde las mujeres podrían ser llevadas por la fuerza, mediante el engaño o la presión de necesidades de subsistencia. En estos casos se hace difícil ver la propia decisión en juego. Nos estamos refiriendo a los presupuestos ideológicos de esas letras donde no se contempla la actitud activa de elección de un destino de una mujer o, cuando esto se reconoce, se le asigna un valor negativo para la mujer.

Lidia Ferrari

1 comentario:

  1. Este artículo fue publicado por primera vez en USA, en inglés, y puede encontrarse completo en mi sitio, así como sus referencias: www.buenosairestango.com. Gracias, Lidia Ferrari.

    ResponderEliminar